CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Existen dos empresas, la suya y la de otra persona, ambas ofrecen el mismo producto y se enfocan hacia un mismo público objetivo. ¿Cuál es la salida para competir y no morir en el intento? .

Recuerde la frase “el sol sale para todos”, transmite que aún estando bajo las mismas condiciones todos tenemos las mismas posibilidades. De la misma manera, en el mercado muchas empresas también están vendiendo lo mismo que USTED y al mismo público. Entonces, entre tantos haciendo lo mismo, la clave está en saber diferenciarse de su competidor, mediante el desarrollo de ventajas competitivas.

Para desarrollar verdaderas ventajas competitivas es primordial que siga las siguientes sugerencias:

Escuche a sus Clientes:  hágalo de verdad y con interés, no significa prestar el oído sino disponerse a comprender aquello que nos manifiestan. No se moleste con las sugerencias, son informaciones valiosas de las experiencias del cliente sobre lo que le está brindando.

Observe a sus Competidores: seleccione aquellas empresas que directamente compiten con Usted, es decir que ofrecen un producto igual o similar en condiciones parecidas, sea exhaustivo y objetivo con el análisis  que realice,  desde lo negativo hasta lo mejor que tienen. No basta con mejorarse hacia adentro, también hay que mirar hacia afuera: qué y cómo lo están haciendo los que producen lo mismo que su negocio.

Busque Diferenciarse de Manera Creativa: luego de haber escuchado activamente a sus clientes y de haber estudiado y analizado a sus principales competidores, estará en condiciones de identificar qué necesidad insatisfecha tienen los clientes y le dará la posibilidad de generar una propuesta innovadora de satisfacerla, es decir de crear valor agregado sobre un producto ya existente. Pero recuerde que lo novedoso le tiene que ser útil al cliente.

Para que el cliente lo elija entre tantos haciendo lo mismo que Usted:  se debe destacar, haciendo las cosas de manera distinta, sin perder de vista sus objetivos, y sin descuidar la solución y utilidad que brinda su negocio al cliente, que es quien lo va a mantener  en un mercado con tantos competidores.