CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Para iniciar quisiera acudir a la conocida frase “Póngase en los zapatos del otro”, porque desarrollar una correcta atención para el cliente básicamente trata  de empatizar con el otro. Es decir, de desarrollar la capacidad de interpretar lo que otra persona siente o piensa, dentro del contexto de la prestación del servicio y/o venta que ofrece.

Es imposible entender a una persona si no se la observa y escucha.  De la misma manera en los negocios escuchar, observar a los clientes, con la mayor objetividad le permitirá interpretarlos.

Pero no concluye en el hecho de interpretar al otro, sino que implica que en función a ello Usted brinde una respuesta astuta, reaccionando a esa interpretación de manera tal que se logre satisfacer la necesidad del cliente de manera agradable e irresistible, provocando el deseo de repetir esa experiencia de consumo una y otra vez.

¿Y cómo se logra esto?

  1. Comprométase en resolver las necesidades que el cliente manifiesta: esto implica escucha, predisposición y acción.
  2. Conozca en profundidad aquello que ofrece.
  3. Cumpla sobre lo que da certezas.
  4. Respete los tiempos del cliente, calibrando sus ansias de venta y atendiendo a las ansiedades del cliente.
  5. Conozca la cultura del lugar donde comercializa sus productos y servicios. No todos los lugares tienen los mismos comportamientos de consumo.

¿Qué sentiría si encontrara todo esto en un mismo lugar?

Al implementar y practicar la empatía con el cliente, construirá los cimientos para tener una base sólida de apoyo a su empresa, lo que posibilitará contar con mayor cantidad de clientes leales, satisfechos y que convocará a otros potenciales clientes.