CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las generaciones, así como las tecnologías y la forma de comunicarse cambian a lo largo del tiempo.

La evolución natural en el Marketing plantea que las marcas deben reconstruirse para mantenerse vigentes en un mundo interconectado.

Es una etapa donde ya no existen prejuicios que impidan abrir las mentes al nuevo entorno y donde lo tradicional y lo digital necesitan transmitir una única experiencia al consumidor.
Implica aceptar lo nuevo, validando también lo antiguo.

“Todo lo que ves coexiste en un delicado equilibrio.”
Hoy en día las comunidades de consumidores son cada vez más poderosas, los consumidores suelen seguir la tendencia de sus semejantes a la hora de decidirse por una marca.
En el mundo online  las redes sociales han redefinido la manera en la que interactuamos unos con otros permitiéndonos entablar relaciones sin ningún tipo de frontera geográfica ni límite demográfico.
Lo que implica que la relación entre una marca y su cliente, a partir de ahora tiene que ser de igual a igual, mostrándose tal cual es para ganarse su confianza, porque ya es imposible ocultar los defectos de un producto o acallar las quejas de los consumidores.
En un  con un alto nivel de conectividad uno de los desafíos fundamentales para marcas y empresas consiste en integrar los elementos online y offline en la experiencia global del cliente.

Ambas deben coexistir y complementarse. “Es importante mirar siempre hacia dónde te diriges, en lugar de mirar donde estabas.”